jueves, 6 de diciembre de 2012

Ruta dos Toros de Madridejos.


Por fin una salida en bicicleta después de dos meses.

Creo que no he elegido el mejor día, hacía un frío que si lo llego a pensar y saber antes de salir me hubiera quedado en casa o hecho otra cosa.

Tenía muchas ganas de hacer esta ruta, creo recordar que fue una idea de David de antes de verano, la hemos ido retrasando por unas cosas y otras, el verano, otras rutas, entrenamientos para la Titan, y al final se nos ha ido de las manos en cuanto al tiempo y hoy que podía o quería salir con la bici me he decidido a quitármela de encima.

La idea era y así ha sido hacer una ruta para recorrer los dos toros de Osborne que hay en la carretera Andalucía y que pertenecen los dos al término municipal de Madridejos. Lo que no teníamos es la ruta, y la diseñé el otro día, David tenía que hacer trabajos en su casa y no se podía venir y menos mal.

Y menos mal que me dejé convencer por Belén de no irme a Madrid en bicicleta y volver en tren, si lo hubiera intentado estoy seguro que no hubiera llegado.

He empezado con -5 grados, mucha niebla y muy cansado. Al igual que en verano se va más fresco en la bicicleta que andando por la velocidad y el viento en invierno pasa lo mismo. Por eso en muchos momentos tenía que parar y no solo por el cansancio sino para calentarme. Ahora que he cogido práctica en ir sin manos en ocasiones soltaba el manillar para manejar la bici con los brazos abrazados, con las manos en los sobacos.

Era la primera vez que salía en invierno, la última vez era casi verano, y no estaba acostumbrado a estas temperaturas por eso he caído en fallos de principiante, no me he puesto ningún abrigo por pensar que una vez pedaleando entraría en calor e iría más cómodo con dos térmicas y la chaqueta, pero lo peor es que no me he puesto los guantes de invierno pensando en la misma tontería.

Antes de llegar a Villafranca he tenido que parar y he hecho fotografías al manillar lleno de hielo, las manetas del cambio y los frenos que son metálicos estaban con una capa de hielo, como mis gafas, e incluso la chaquetilla verde del traje tenía escarcha pegada y "brotes" blancos de hielo, el manguito del agua de la mochila se había hecho un bloque y no podía beber agua, -5ºC, no es el día que he salido con más frío, pero si peor preparado para el frío que hacía.

Por ese orgullo que tenemos algunos de querer terminar lo que empezamos no me quería dar la vuelta pero de buena ganas me habría ido a casa, a acostarme, a acompañar a los niños a la cross o a hacer una ruta de senderismo.

Desde que esta primavera hice por primera vez la ruta de La Bola del Mundo se me ha quedado un tick que consiste en que cuando paso mucho frío y me acuerdo de esta ruta me toco el dedo anular y corazón de la mano derecha que estuve apunto de perder congelado. Hoy aunque no ha llegado a ese extremo lo he pasado casi igual de mal. Con un mínimo de cordura me tenía que haber dado la vuelta.

Me temía que iba no iba a salir el Sol en toda la mañana pero afortunadamente pasado Villafranca a salido, sin fuerza, pero lo justo para que se quitara la niebla. He seguido parando para calentarme pero menos a menudo.

He pasado por un pozo muy curioso que tenía pinta de ser muy antiguo y profundo, me he asomado y era un nido de palomas. Había varias volando por dentro de pared en pared de piedra y bajando o subiendo cuando se asustaban de la cámara.

Un poco más adelante he pasado por una casa/refugio de pastores abandonada que también tenía una construcción curiosa al ser como dos tuberías redondas pero muy grandes y en forma de cruz tipo iglesia.

Luego finalmente he llegado al primer toro que es el más lejano y el nuevo, al que no suele ir la gente de Alcázar. Antes he subido hasta el repetidor, una subida corta de unos cientos de metros pero que ya ha costado subir. Arriba junto a un vértice geodésico que no sabía que me iba a encontrar he roto el hielo de la boquilla de la mochila para beber por primera vez, comerme una barrita y descansar mirando el Toro que está pegado. Me he acordado de otro blog de un compañero de Alcázar que está haciendo con sus visitas a estos puntos, seguro que esta ruta le viene bien para pasar por los dos por los que he pasado yo hoy.

Aquí ya estaba bastante cansado y no llevaba aún el 50% de la ruta. No he llamado a Belén para que venga a buscarme otra vez por el orgullo y la tontería de terminar el track, pero me he dado cuenta de que me quedaba un 30% de la batería y no traía de repuesto, otro fallo de novato. He pensado en no volver a tocar el GPS nada más que para lo imprescindible e intentar hacer la ruta un poco al azar para no encender la pantalla y que me aguantara por lo menos hasta Villafranca y luego si quería uniría un trozo de otra ruta para completarla.

En el Toro he buscado y encontrado un cache/tesoro del juego Geocaching, mi ilusión era encontrar un pathtags pero no siempre se tiene la suerte de encontrar una de estas "joyas". Desde aquí a los molinos eólicos de Madridejos que están entre los dos toros ya notado como he bajado el ritmo, ya iba muy tocado, llevaba unos 40 kilómetros y me dolían los muslos como si llevara 140 kilómetros o más aún. Ahora que hacemos más senderismo o trekking y la mayoría de las veces con los niños y vamos a un ritmo tranquilo cuando hacemos mucho desnivel noto cargados los gemelos pero nunca los muslos, y hoy los he notado muy flojos. Por lo menos en el tema de respiración y capacidad pulmonar que es otra de las cosas que más mi importan me he notado muy bien.

La subida a los molinos eólicos la he hecho con el plato pequeño, despacito e intentado que no me dieran tirones en los muslos. Arriba del todo que nunca había estado me he encontrado otro vértice geodésico y unos molinos antiguos en ruinas y otros modernos funcionando. Aquí he escondido un cache que ya he publicado y a la espera de la autorización por los responsables de Geocaching será otro punto curioso para practicar este juego.

He bajado y volvía a sufrir para llegar al otro Toro. He pensado en volver desde aquí a Villafranca y recortar algo la ruta pensando en que ya había cumplido el objetivo de estar en el otro toro nuevo pero no cumpliría el estar en los dos al mismo tiempo además de encontrar el otro cache.

Despacito ya no he conseguido alcanzar ni los 20 he llegado y calculado que iba a llegar cerca de las 3 pm. He pasado por Camuñas pensando en un café pero he preferido ni parar y dejarlo para Villafranca y luego en Villafranca me he comido una barrita y tirado sin tomar café para llegar un poco antes.

Hace un par de meses hubiera sido una ruta sencilla hoy me ha parecido un rutón. 100 kilómetros unos 400 metros de desnivel positivo pero 7 horas, sin escusas del frío, la falta de ropa, y el tiempo en encontrar y esconder los caches. Creo que hasta que no empiece la primavera no volveré a salir en bici y si salgo serán rutas cortas, no me importa que más intensas pero si más cortas para poder salir más tarde y estar menos tiempo.

2 comentarios:

Rutero Modubeo dijo...

Me encanta tu blog, le he conocido buscando informacion de rutas por la comunidad de Madrid, tambien tengo blog el mio es www.ruteromodubeobtt.blogspot.com ,tienes rutas, salidas y pruebas que hacemos, en breve estare de seguidor y te pondre en el apartado de blog amigos en mi blog, atentamente un saludo, nos vemos en ruta.

Francisco Belinchón Zaballos dijo...

Me alegra que te guste el blog, ya leeré del tuyo, puedes poner un enlace de este en el tuyo aunque ahora hacemos más senderismo y treking que mtb.

Rutas por Madrid tengo varias aunque me he movido mucho y no suelo repetir ni rutas ni mucho en el mismo sitio.

Si alguna vez viene por La Mancha y quieres hacer una ruta acompañado no dudes en preguntar por si podemos coincidir.

Un saludo,