martes, 4 de diciembre de 2012

Geocaching y Pathtags en Castilla la Mancha.

Viendo un mapa de España con la representación de la ubicación de los caches escondidos se ve que claramente hay una concentración en la zona de Cataluña, Madrid y luego por la costa sobre todo del mediterráneo, y que todo el centro está un poco despoblado es decir más o menos como la población. Portugal se ve que tiene más afición a este juego y si se miran otros paises como Alemania y EEUU la cantidad es abrumadora, en Europa se puede decir que es Alemania y los países con los que limita los más poblados en caches. Y los menos poblados los asiáticos y africanos.

Está definido como un juego gratuito de alta tecnología pero que inicialmente requiere un GPS más o menos bueno o caso pero no deja de ser un aparato con un coste importante.

Dentro de España la zona menos utilizada para este juego es la zona de La Mancha.

Fui el primero en esconder un tesoro  en Alcázar hace ahora dos años y en la zona tampoco había muchos, alguno en Miguel Esteban y la zona de Sierra Luenga y al poco tiempo, unas pocas semanas, se escondieron otros por la zona de Criptana, Quero y Alcázar por parte de otra persona. Desde entonces el número no ha variado.

Próximamente esconderé por la comarca alguno más para quien quiera ir practicando y jugar a esto, entre otros nosotros mismos.

Enseguida descubrí que además de esconder cosas e intercambiar pequeños objetos también había juegos paralelos junto a esto de Geocaching, uno de ellos es registrar y seguir objetos que viajan por los caches (escondites o tesoros).

Son objetos que tienen en la parte de atrás un número de serie único para cada objeto, cuando encuentras un objeto rastreable de estos lo tienes que coger y dejar en otro sitio distinto, el dueño de este objeto ve quien, donde y cuando se ha encontrado y donde y cuando se ha dejado en otro sitio. Yo tengo tres objetos de estos, uno tengo que averiguar si aún está en España o está perdido ya que hace dos años que no se mueve y está cerca de Alcázar y los otros dos los tengo viajando por Europa, uno está en Alemania y ya ha recorrido 2.373 kilómetros en línea recta, me han mandado incluso una foto del objeto desde Alemania, el tercero lo tengo ahora en Holanda pero ha viajado por Suecia, Reino Unido, otra vez Suecia y en España viajando este objeta hasta hoy 7.735 kilómetros en dos años que tienen los tres.

En uno de los primeros caches encontrados, que fue hace dos años en Miguel Esteban, descubrí una pieza redonda como una moneda con un dibujo de Super López grabado por un lado. No sabía que era esto pero sabía que era algo especial, me parecía una "geocoin" que es una moneda con un código rastreable para seguir por su viaje por distintos sitios pero no era exactamente lo mismo, era un Pathtag.

Tardé unos días en averiguar que son los pathtags y cuando lo descubrí me gustó la idea, es una forma de ser generoso dentro de este juego con algo coleccionable y bonito. Resulta que son una fichas metálicas coleccionables y que se intercambian en los caches de Geocaching. También se pueden rastrear pero en conjunto ya que todas las que se hagan de un mismo modelo o serie tienen el mismo número de seguimiento.

Cuando supe como hacerlo me puse en contacto con la persona que había acuñado la moneda de Super López, ya que realmente son monedas del mismo tamaño exacto que un euro, y me dijo que tenía la opción de dejarla en otro cache, o quedármela para iniciar mi colección aunque lo suyo es que cuando se coge un pathtag de un sitio dejar otro pathtag para que lo encuentre otro. Me pareció maravilloso, era como crear una colección de sellos, cromos, monedas o llámalo pathtag pero de forma intercambiado entre todos los miembros de esta comunidad y además mezclándolo con la aventura del geocaching.

Entonces la bicicleta empezó a coger mucha más fuerza, dejé de hacer geocaching y tampoco tenía ningún pathtags propio para intercambiar. Ahora desde hace unos días he acuñado mi propia moneda o tag o pathtag para intercambiar y empezar una pequeña colección de estas curiosas y algunas veces divertidas monedas.

El diseño es propio y he acuñado solo 50 monedas para repartir e intercambiar dentro de caches. Mucha gente los hace y los intercambia por internet, se envían por correos y como casi todas las cosas tiene su explicación y lógica aunque no la comparto del todo.

Yo he descubierto esto gracias a la generosidad de otro que ha dejado una moneda suya abandonada en un cache esperando que alguien la encuentre y deje otra ya no para él mismo sino para cualquier otro. Si todos hiciéramos lo mismo en un tiempo iríamos haciéndonos con una colección grande y bonita. Pero si nos dedicamos todos a intercambiar por internet terminaría por desaparecer el juego y terminar siendo una cuestión de dinero, siendo el que más dinero tiene el que más moneda intercambia sin valorar el esfuerzo y suerte en buscar y encontrar. Por otra parte existe gente sin escrúpulos que se dedican a rebuscar monedas de este tipo sin dejar nunca ninguna en sustitución y consiguiendo también eliminar el juego pero además por un método más egoísta.

Mi conclusión es que por ser la primera vez y valorando que tendré pocas monedas voy a repartirlas en tres grupos iguales, un grupo para regalar directamente en mano, la mía, de la mis hijos, mi padre me ha pedido una, etc... un segundo grupo para intercambiar por otras monedas que me gusten mucho o gente que crea que se lo merecen por algo especial y personal, y un tercer grupo para "abandonar" en caches con la esperanza de que la gente se las encuentre y deje otras en sustitución ya no para mi si no para cualquiera y el juego continúe.

Si algún día me decido a hacer más monedas, con este o con otro diseño que ya tengo en mente, intentaré hacer más para regalar más, abandonar más e intercambiar más. Este primer diseño es obvio lo que representa, el blog, la familia, los deportes practicados, de donde somos, con algo divertido, original,... nuestro propio club deportivo, el más exclusivo de todos.

En la semana que lleva encargada mi moneda, todavía no la tengo, he recibido más de 20 ofertas de intercambio y solo he aceptado 2.

En otros países se utiliza para recordar fechas, se hacen para recordar el nacimiento de un hijo, la muerte de un familiar, la fecha de una operación o superar una enfermedad, recordar el juego, una película que te guste mucho, admiración por un actor, cantante, cuadro, por cariño a una mascota, recordar el fin de pago de la hipoteca, y también como publicidad de un negocio, un bar, grupo ciclista, grupo de baile, grupo de lo que sea, recordar un viaje, unas vacaciones, un lugar, solo la página de pathtag tiene vendidas unas 25.000 monedas en cinco años.

Y es que el geocaching es un juego que a nivel mundial practican alguna vez 5 millones de personas registradas en la página oficial para encontrar 2 millones de caches / tesoros escondidos también registrados en esta página que no es la única aunque si la más importante.

3 comentarios:

Chuss dijo...

Me gusta tu filosofía generosa con respecto a los Tags :-)

Francisco Belinchón Zaballos dijo...

Gracias a una cosa así pero hecho por otros yo me enganché a esto.

Me hace gracia cuando me ofrecen un trato y no me gusta su moneda y le digo que no, pero luego voy a dejar una moneda abandonada en un cache cerca de donde vive..., pierdo la oportunidad de tener una de otro por dejar gratis una mía.

Chuss dijo...

Es, como te he dicho, muy generoso por tu parte. Y, por supuesto, totalmente respetable la forma de cada uno de entender el cómo "gestionar" sus Tags.
Como bien dices en el artículo, si hubiera una correspondencia en los caches... ya no generosa, sino "justa" ...el coleccionismo (que por otra parte es inevitable) adquiriría una variante muy entretenida.
Siempre habrá jugadores que lo entiendan así :-)