domingo, 1 de abril de 2012

Desde Alcázar de San Juan a la Plaza Mayor de Madrid.

Cuando la semana pasada fuimos a Aranjuez dentro del proyecto REDMTB con muchos compañeros de bicis de Alcázar de San Juan me quedé con las ganas de hacer otro recorrido distinto al que hicimos.

Y yo quería hacer el nuevo recorrido pronto.

Resulta que con las lluvias y nieve de la semana previa temimos por el barro y los problemas que nos íbamos a encontrar en ciertos caminos y de forma rápida dibujé otro recorrido hasta Aranjuez que me gustó simplemente por ser distinto.

Desde que empecé a montar en bici hace poco más de un año todavía no he hecho ninguna ruta igual, alguna se puede parecer o tener algún tramo en común pero exactamente igual ninguna.

La ruta que hicimos a Aranjuez ya la habiamos hecho cuando estuvimos en Madrid en septiembre del año anterior, y más gente la había hecho también, esa ruta se puede considerar un clásico para ir a Madrid, y con la de caminos que hay cruzando los campos, bajadas, subidas, paisajes, etc. lo veo una pérdida de oportunidad de conocer el repetir una ruta.

Por eso le dije a David que el domingo siguiente nos teníamos que ir a Madrid y hacer la nueva ruta, abrir una nueva vía, nuevos caminos que puedan servir para hacer el mismo recorrido. La ventaja es que el tramo hasta Aranjuez era más corto que el primero, entre 5 y 10 kilómetros menos, y el tramo de Aranjuez a Madrid era más largo pero quitaba la subida de San Martín de la Vega hasta Perales (Getafe) por la Marañosa, que es una subida muy cómoda por carril bici pero muy larga al final de la ruta, y claro me apetecía probar la nueva ruta y luego compararla y compartirla.

Como la hora de salida del otro día nos vino bien quedamos a la misma hora, las 6:30h. con focos, pero me despisté un poco y salimos casi 20 minutos tarde, el día era muy bueno, sin frío, había 5º pero la sensación no era fría para nada, además no haciendo caso a David fui sin mochila, me insistió en que si siempre la había llevado, si estaba acostumbrado a beberme casi 4 litros de agua y aun eso faltarme líquido no podía ir con un botellín de 750ml, pero la decisión estaba tomada, iba a ir sin mochila, sin abrigo y sin nada, solo lo que me cupiera en los bolsillos del maillot.

Los primeros kilómetros los hicimos muy bien, muy rápidos y cómodos, llegamos a Villa de Don Fadrique pronto y pensando que Lillo estaba cerca y luego el siguiente pueblo más lejos pensamos en saltarnos Villa e ir directamente a Lillo para hacer hasta Ocaña una parada y no dos.


En Lillo coincidía una de las anécdotas que siempre nos pasan en los viajes, es el pueblo de nacimiento de mi madre y aproveché para hacerme una foto en el cartel de entrada por la carretera de La Guardia.

Cruzamos el pueblo y recordé la tienda en la que compraba los helados de pequeño, la plaza cambiada y arreglada, pero en general todo igual después de muchos años sin pasar por las calles de Lillo.

La parada la hicimos larga, no le dije nada a David que no se fijó en la hora, pero cuando salimos del bar de tomarnos el café, un plátano y unas risas habían pasado casi 45 minutos, a este ritmo íbamos a perder todo lo adelantado.


Seguimos dirección Sur-Oeste hasta pasar cerca de la urbanización Calahorma y de aquí por la vega del río hasta llegar a una subida pronunciada. Esta subida es el equivalente a la subida que hicimos desde La Guardia a Dos Barrios por la otra ruta pero por otro lado. Esta subida se nos hizo un poco pesada por tener menos descansos, además sin mirarlo creo que tiene menos distancia y por lo tanto algo más de pendiente, lo comprobaré con el GPS. Y desde aquí llegamos enseguida a Dos Barrios. Yo pensaba que era Ocaña porque no recordaba bien por donde había hecho la ruta, pero efectivamente era Dos Barrios.


En Dos Barrios nos pasó la segunda anécdota del día. Cruzamos la misma pista de aviones sin motor que las otras veces pero en esta ocasión había muchos más paracaidistas y aviones volando, vimos a todos los paracaidistas que caían a un mismo ritmo pero uno de ellos le vimos que caía a una velocidad doble que el resto, el paracaídas estaba abierto pero yo estoy seguro que ese tío se tuvo que dar un buen golpe en el suelo.

Luego al cruzar la pista por un extremo vimos que estaban aterrizando varios aviones, el primero sin motor sobre la pista asfaltada y nos pasó a unos metros de la cabeza, pero luego venía otro con motor que según me iba separando yo de la pista el avión iba girándose hacía nuestro lado, a mi me recordaba la película de "Con la muerte en los talones" ese tío iba a por nosotros, lo que hizo fue aterrizar en un pista de tierra paralela a la asfaltada, pero luego pasó un tercero sin motor que yo cada vez me iba alejando más, y el avión cada vez más bajo, empecé a gritarle a David para que se tirara al suelo pero él estaba seguro que no le iba a dar, yo lo veía muy cerca. Nos fuimos deprisa de allí antes de que fueran a echarnos o que nos cortaran el pelo de la coronilla con las hélices de los aviones.

La tercera anécdota del día fue después inmediatamante después, cuando llegamos a Ocaña, cruzamos y fuimos directamente a la plaza, según llegábamos veía a muchas mujeres muy bien arregladas, con unos zapatos de vértido y con los típicos trajes que se ponen solo en bodas y en pueblos, pasamos a la plaza y nos estaba esperando la banda de música.

Pero detrás de la banda nos esperaba el Alcalde, la Guardia Civil, el cura, las damas y reina de Ocaña y todas las fuerzas vivas de la ciudad, se pusieron a tocar y a desfilar para nosotros. La de veces que habíamos comentado esto, que teníamos que llegar a un pueblo y esperarnos la banda de música y el alcalde, por fin lo habíamos conseguido. Intenté desfilar detrás de ellos pero el pelotón se nos escapó mientras David se quitaba la chaqueta.

Después de esto volvimos a variar la ruta y llegamos a Aranjuez desde Ontígola, este tramo me gustó más que el primero porque la bajada por la trialera la puedes hacer igual, pero luego te quitas la fuerte subida para suavizarla por Ontígola, subes lo mismo pero con menos pendiente, y luego la bajada desde Ontígola a Aranjuez es más pronunciada pero divertida con varias zetas por un senderete muy divertido. Me gustó más.

Adelantando el resultado final creo que la ruta más divertida, corta y aconsejable sería una mezcla de las dos, aunque dependiendo de que fuera en una dirección u otra aconsejaría unos tramos o otros.
Cuando pasamos a Aranjuez eran las 12:10h., casi una hora antes que la semana anterior y eso que paramos en Lillo mucho rato para tomar un café, además de las fotos, pero dos ciclistas siempre van más rápido que un grupo grande con distintas fuerzas en las que hay que andar parando a agruparnos.

Llegamos muy bien. Volvimos a hacer otro descanso y saqué una sorpresa, llevaba en el maillot dos bocadillos, David alucinaba con la ocurrencia, en vez de barritas, frutos secos o geles, dos bocatas de pan con salami y queso.


Como era pronto para comer más nos fuimos para ver en donde nos daban las 14:00h. o las 15:00h. y así seguimos hasta San Martín de la Vega, por fin me había bebido mi botellín de agua e iba seco, necesitaba agua, fuimos a la fuente pero estaba sin grifo, no sabemos si por sequía o como decía David que le quita clientes al bar y terraza que hay junto a la fuente, no pudimos rellenar el bote de agua y tuvimos que retroceder unos metros y pasar a un supermercado para comprar una botella grande y fresquita, me la bebí casi toda de dos tragos y me llené como una esponja, no me cabía nada de comida, para meter algo de azucar me comí un helado de nata riquísmo mientras David le tiraba a los frutos secos, entonces me entró un sueño de caerme.

Estábamos sentados en un banco, llevaríamos unos 120km., nos daba el sol, había comido y bebido, y era la hora de la siesta, la noche anterior me había acostado muy tarde planificando las rutas de Semana Santa y habíamos madrugado, lo ideal para dormir, se me cerraban los ojos y David insistía en irnos, yo quería que se fuera él solo para tumbarme en el banco y dormirme allí en la calle pero no me dejó y continuamos. Lo que me pasó aquí es que me destemplé, el frío que no había pasado por la mañana a 5º ahora a 20º al sol estaba tiritando, tardé varios kilómetros en entrar en calor.

Hasta aquí a la ruta la habíamos ganado tiempo y kilómetros pero en nuestro empeño de hacer una ruta diferente a la original nos fuimos dirección a Rivas rodeando las montañas de la Sierra de La Marañosa y dimos un importante rodeo, es cierto que subimos menos metros e íbamos por una pista ancha y cómoda, pero si hubiéramos continuado por el carril bici de San Martín a Perales hubiéramos ahorrado más a costa de una subida muy cómoda. Creo que la ruta ideal para ir en bici a Madrid podría ser una combinación de distintos tramos de las dos, pero esto solo se sabe cuando has ido por los dos sitios.

Esta ruta tiene otra dificultad psicológica y es el no ver el destino hasta que no has llegado, es decir que si la ruta tenía hasta el Pueblo Vallecas 155 kilómetros hasta que no llevábamos 150 no vimos Madrid, sin embargo por el otro lado desde antes de llegar a Perales, desde lo más alto ves todo Getafe, Vallecas, Entrevias, Villaverde y los edificios más altos de todo Madrid, tienes esa sensación de que ya falta poco y no la desesperación de ¿cuánto faltará aún?

El último tramo se nos hizo realmente pesado a los dos, llevábamos muchos kilómetros aburridos y picando para arriba pero al llegar a Vallecas cogí alas otra vez, subir por la Avd. de la Albufera hasta la Avd. Buenos Aires y luego bajar hasta el Puente Vallecas pasando por el estadio del Rayo entre los coches mirándonos como los adelantábamos, con las bicis, el poco barro, las cámaras, y luego la subida hasta Atocha por la Avd. Ciudad de Barcelona igualmente adelantado coches incluso en la subida. Nos fastidiaron mucho los semáforos en rojo que nos rompían el ritmo.

Al llegar a Atocha eran las 17:00h de la tarde, unas escasas 8 horas de pedaleo y algo más de dos y media de paradas, en los últimos kilómetros nos bajó la media por el cansancio aún eso dejamos unos muy buenos 22km/hora en movimiento durante 166 kilómetros (algunos más con la vuelta a Atocha). Pensé que el tren salía a las 17:15h. y entre bajar a la estación, sacar los billetes, buscar el andén, no nos iba a dar tiempo así que le propuse a David seguir con la bici hasta Sol y comernos allí un bocata de calamares. Yo había perdido todo el cansancio y aunque hasta Sol es cuesta arriba por la C/ Atocha hasta C/ Carretas subí deprisa adelantando otra vez a los coches.

Llegamos a Sol y y estaba lleno de gente, creo que más que otros domingos por la tarde, nos hicimos unas fotos junto al Oso y Madroño y también otras junto a la placa de kilómetro 0 de las carreteras nacionales radiales.


Luego nos fuimos a la plaza Mayor a comernos el bocadillo de calamares en alguno de los muchos bares típicos que hay en la zona. Por la C/ Mayor no podíamos pasar con las bicis de la gente que había y subir por la C/ Postas que hay otro bar conocido de calamares era imposible, bordeamos por detrás y llegamos hasta la otra punta de la plaza, creo que en el que nos lo comimos es de los más antiguos y recuerdo que era al que íbamos de niños después de examinarnos de mecanografía todos los chicos de Madrid, (creo que también de otras provincias).

Cerré aquí el track y volvimos a Atocha, que una cosa era perder un tren para ir por el centro de Madrid y comerse un bocata de calamares y otra cosa era perder dos trenes por no estar pendientes del reloj.

Llegamos a Atocha y nos pasó la penúltima anécdota del día. Preguntamos donde comprar los billetes, nos indican y nos dirigimos al mostrador, esperamos nuestro turno y por fin nos toca en una de las 7 mesas que había despachando. Pido dos billetes de tren para Alcázar de San Juan (se me olvida indicar que con bici) y al ir a pagar e irnos nos dice quien nos despacha que nos conoce, que ha seguido por internet nuestras aventuras y que ha leído lo de Guadalajara y otras salidas. Yo en ese momento estaba alucinando, vale que es un blog público pero de ahí a que nos saluden por la calle...


...luego tenía parte de truco ya que es un chaval de Alcázar, pero aun siendo de Alcázar que casualidad que nos tocara con esta persona entre las 7 mesas que despachaban billetes, que fuera alguien de Alcázar que siga el blog, y que además se atreviera a saludarnos, le preguntó David que si quería hacerse una foto para salir en el blog y dijo que estaría encantado de aparecer aquí con nosotros.

Luego en el anden nos vio otra persona que nos preguntó por las bicis y al decirle que íbamos para Alcázar y que habíamos venido desde allí a Madrid nos contó que él estaba apuntado en el Circuito de Ciudad Real, nos preguntó que si conocíamos Rutas por Alcázar y que él había participado en pruebas importantes como la reciente edición de la Andalucia Bike Race, y se estaba preparando El Soplao por primera vez, nos contó que la distancia no le preocupaba pero el desnivel acumulado si, pero este tío tenía que ser bueno seguro y si a él le preocupaba el desnivel a mi me asustó que a él le preocupara, él está unas cuantas categorías por encima nuestra.

Fue otra jornada larga, dura, bonita, divertida e interesante que nos acerca a los objetivos todavía sin cumplir y llena como siempre de curiosidades y sucesos para recordar.

7 comentarios:

El Silent dijo...

Eso de los bocatas es lo que mas me gusta de nuestras rutas jaja, echar mano a la mochila cuando estas hambriento y sacar un buen bocadillo jeje, otro pedazo de rutón señores, normal que os conozcan por todos lados, un saludo!

Francisco Belinchón Zaballos dijo...

Gracias chavales, el jueves pasaremos por Albacete de paso, como será un sitio de obligado descanso y avituallamiento, seguro que llegaremos hambrientos, estaría muy bien y sería un placer conocernos.

Y porque no sabemos calcular a que hora llegaremos, vamos a ir con lluvia, viento en contra y tirando de un carrito, pero compartir unos kilómetros de ruta sería además de bonito hasta de ayuda para nuestras cansadas piernas.

DAVID dijo...

Paco, lo que seria de ayuda es que tiraran ellos de carro!!! Es broma chicos, seria un placer, coincidir y conocernos.
El Jueves sera un día muy duro y la motivación de llegar a Albacete y poder conocer a gente que sigue nuestras locuras, nos ayudara para continuar dando pedales.

Francisco Belinchón Zaballos dijo...

Si te fijas en el viento a la altura de Albacete, lo llevaríamos todos los días a favor empujándonos menos el día que pasamos nosotros que se tuerce para frenarnos. El carrito lo espero en 1 hora. Cuando lo tenga te mando fotos. Esta tarde compro la bandera de España y el cartel de Alcázar de San Juan.

Ya estoy nervioso por empezar y nos quedan 2 días.

El Silent dijo...

llegaréis por el mismo sitio que la otra vez que vinisteis? si podemos si que nos gustaría acercarnos y veros llegar, pero no puedo asegurar nada, por que como "niños" que somos, en comidas, cenas y reuniones familiares en estas fechas no nos permiten faltar, pero si podemos, nos escapariamos jaja

50KM dijo...

Vaya tela Francisco. Ya me estás mandando los dos tracks, el de Madrid-Alcazar y el de Alcazar-Albacete para cuando la hagamos completa los de Albacete de aquí a unas semanas.

Francisco Belinchón Zaballos dijo...

Para ir desde Madrid a Albacete y pensando más en la cantidad de kilómetros por lo que hay que buscar lo sencillo y no recrearse en trialeras ni subidas complicadas dentro de un viaje de más de 300 kilómetros yo recomendaría:

Desde Madrid a Aranjuez utilizar este track: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=2025574
Desde Aranjuez a Alcázar de San Juan cambiaría por este otro: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=2665634
Y desde Alcázar a Albacete tengo uno que es este: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=2487472

Pero pasado mañana haremos uno distinto a Albacete sin pasar por Barrax.

La ventaja es que todos estos track están probados, no son dibujados.