domingo, 28 de octubre de 2012

Paseo Parque Nacional de Cabañeros. Rocigalgo y Chorro.


Preciosa ruta que te hace olvidar que estás en la provincia de Toledo.

Para llegar a la zona hay que llegar a Los Navalucillos y desde aquí salir por la carretera CM-4155 y aquí en 4 o 5 kilómetros de curvas aparece un desvío a la izquierda indicando la dirección al centro de información de inicio de la ruta.


Se baja por un camino estrecho con cuidado por el coche, las curvas y las piedras y se llega hasta el centro de información e inicio de la ruta.

La ruta consistía en la subida al Rocigalgo y visita a los dos chorros (cataratas).

El Rocigalgo es la montaña más alta del Parque Nacional de Cabañeros, también de los Montes de Toledo, de la provincia de Toledo y por encima del Pico Amor que aunque de la misma cordillera ya es el más alto de Ciudad Real, gran parte del parque está en la provincia de Ciudad Real.

El camino está perfectamente indicado y es muy fácil de seguir incluso sin GPS, aunque llevarlo tampoco viene mal, en épocas en las que el camino está más difuminado por las hojas, nieve, o lo que fuera podría ser necesario.


Técnicamente no es nada complicado aunque algunas subidas, bajadas y zonas de piedras grandes y pequeñas sueltas hacen sufrir los tobillos, pero yendo despacio, con niños y a un ritmo tranquilo solo se necesitan entre 6 y 7 horas para hacer cumbre y volver.


Durante la ruta no hay fuentes pero se va todo el rato por un río. No llegamos a la cima del Rocigalgo por falta de tiempo, era el fin de semana de cambio de hora y se nos hizo de noche justo llegando al coche, si hubiéramos hecho la última subida de 100 metros de desnivel y de unos 800 metros lineales con su bajada correspondiente hubiéramos tenido que terminar con linternas.


En el monte, en el campo y en la montaña una retirada a tiempo es una victoria y más con los niños, como era noche de luna llena yo me hubiera quedado por ir más rápido, además el ultimo tramo de regreso ya no es por senda, es una pista grande y ancha y la iluminación natural de la luna hubiera sido suficiente para llegar al coche pero con los niños el frío que se suponía que iba a hacer y el cansancio nos recomendó no hacer los últimos metros.

La ruta, el track, tiene una pequeña marcha atrás y regreso para buscar un walkie talkie perdido durante un salto. Retrocedí yo solo corriendo y saltando por las piedras y justo cuando me pasada el walkie perdido sin verlo me llamó Marcos para preguntarme que tal iba y lo escuché en el suelo, si no me hubiera llamado en ese preciso momento lo hubiéramos perdido.

Vimos setas, salamandras, castañas, hayas, y una cierva corriendo delante nuestra que había bajado al río a beber agua. Según Paula y Marcos debe ser la única que queda en el parque después de que los cazadores mataran la semana pasada a todos los animales que vieran. Les pregunté que si les gustaría que me hiciera cazador y la respuesta fue un rotundo NO.


El paisaje en general precioso y si no se quieren hacer tantos kilómetros con niños siempre se puede hacer un tramo hasta el chorro primero o el chorro chica un poco más adelante y ya queda una bonita ruta.


Entre los dos chorros hay un paso de unos 100 metros o algo menos que vas por una terraza con una caída que parece más peligrosa en las fotos y vídeos de lo que es en realidad, aun eso hay que tener cuidado con los niños de que se agarren a la cadena, o por lo menos que no vayan jugando.

Nuestra intención era subir por este camino pero bajar por otro, pero siguiendo el consejo de los guías y guardas del Parque bajamos por el mismo sitio, sus argumentos es que el paisaje de bajada, aun siendo el mismo camino, es distinto y más bonito que el de subida por la perspectiva de la vista, esto comprobamos que era cierto.

Al acceder nos pidieron el nombre, dni, lugar de procedencia y teléfono, imaginamos que además de para llevar un registro de visitas por si ocurría algún accidente o nos perdíamos, y nos dijeron que precisamente ese día había varios grupos de Alcázar de San Juan, que casualidad, de todas las personas con las que nos cruzamos solo me sonó la cara de una.

También que por otro lado se baja por el Este por una pista que no aporta mucho y por el Oeste por un sitio complejo para niños. Además de ir rodeados de fincas privadas. Eso de que los caminos del monte sean privados tampoco es fácil de entender.

2 comentarios:

luis dijo...

Pues tiene muy buena pinta. Nunca hemos estado en Cabañeros. La pena es que nos pille tan lejos.

Francisco Belinchón Zaballos dijo...

Precioso, si no fuera por lo lejos que está repetiría más aquí, ya he encontrado 3 o 4 rutas en bici y otras tres de senderismo. A nosotros nos pilla a casi 3 horas, tenemos que dar mucho rodeo.