domingo, 25 de marzo de 2012

REDMTB 2012. Alcázar de San Juan - Aranjuez.

Hoy era el día de la concentración de ciclistas en Aranjuez correspondiente al proyecto REDMTB. Cada año se realiza en un lugar distinto de Madrid intentando seguir una serie de premisas como que sea un sitio céntrico, con buena comunicación, transporte público para el regreso, etc... Se ha realizado ya en Aranjuez, en Rivas y en Alcalá de Henares y este año rompiendo con una de las condiciones originales se repitió en Aranjuez para hacer un homenaje a un ciclista fallecido en carretera también organizador de esta quedada ciclista de la zona centro.


Desde hace muchos meses David y yo teníamos claro que íbamos a ir a esta concentración por primera vez para nosotros, pero como eran muchos los ciclistas de Alcázar que iban a ir al mismo sitio lo lógico y normal es ir juntos, más divertido y bonito.

Así nos unimos y entre Bike Friends, Trek Alcázar y Rutas por Alcázar formamos un grupo que conseguimos ser de los más numerosos y lejanos de los que llegamos a Aranjuez, unos 25 ciclistas salimos de Alcázar de San Juan y casi 110 kilómetros después llegamos unos 36 con los que se incorporaron en mitad de la ruta, en La Guardia.

La organización del viaje salió muy bien, como ha salido siempre cuando hemos podido salir en grupo con Bike Friends, no se puede pedir más, principalmente creo que Roberto se mueve y preocupa por hacer que mucha gente de distintas edades y niveles sobre la bicicleta disfruten de una misma ruta, algo que no es sencillo.

Además, por nuestra experiencia en grandes rutas y desplazamientos no circulares, hay que tener prevista la alimentación, regreso, incidencias, etc... y en este caso alguna cosa más. No es sencillo y siempre surgen imprevistos que no se solucionan igual con 2 que con 30 personas.

La organización de esta ruta para todos los que íbamos conllevaba tener en cuenta varios asuntos, primero pensar en como volver, quizá algún privilegiado podría volver en bici, pero en tren no nos iban a dejar al ser tantos, por lo que la solución lógica era el autobús que además servía para acercar a los menos preparados para que pudieran hacer los últimos 50km y vivir la experiencia de llegar y disfrutar igual del día en bici con amigos.

Pero además de esto por la hora de terminar, 13:30h., más recoger, cambiarse, etc. la jornada requería comer en Aranjuez, bien un menú o un bocata pero había que comer allí. También fue Roberto quien se encargó de reservar un sitio para todos. Y por último había que organizar el asunto de traer las bicicletas que no podía ser en el autobús y para esto otros dos compañeros pusieron sus furgonetas grandes más un carro a disposición de todos, por solo el consumo del combustible. Con tantas ayudas y tanta gente pendiente en que no quedara nada a la improvisación solo podía salir bien el día.

El detalle de llevar todos un mismo dorsal con el nombre del proyecto, bandera de Alcázar, nombre de cada persona, nombre de grupos de ciclistas, ya me pareció original y señal de preocuparse para que saliera bien, hay que dedicar tiempo en el diseño, plastificado, reparto...

Se quiso empezar a las 6:30h., yo apostaba por empezar por lo menos media hora antes por si teníamos problemas, averías... y poder ir más relajados, despacio y descansados, pero en general, por los comentarios que me llegaron y leí en internet, lo que opinaba la mayoría era que preferían empezar a las 6:30h. o incluso alguno apuntó a las 7:00h, algún loco más tarde aún.

Leí comentarios de que yendo despacio se podía salir antes haciendo el cálculo de 100km a 20km/h. son 5 horas de pedaleo y otra de descanso 6 horas, así apuntaban incluso a las 7:30h., si se hubiera hecho eso no hubiéramos llegado.

Gracias a las lluvias y el viento que se anunciaba una semana antes, además de los comentario de los más veteranos en este tipo de quedadas hizo que la mayoría cambiara a las 6:30h., menos mal.

Después de insistir varios y muchas veces en la puntualidad sólo salimos unos minutos tarde, lo normal que tardamos en hacernos la foto y arrancar todos. Habíamos quedado en la plaza del Ayto. de Alcázar y la policía local, compañeros de bicicleta, nos ayudaron a salir del pueblo sin problemas, nos hicieron la foto de salida y nos despidieron al llegar al camino dirección Quero.

Yo no había metido el track de la ruta en el GPS pero recordaba más o menos el recorrido de la vez que estuvimos en Madrid y aunque no me gusta ir el primero nadie parecía querer tirar y fui casi toda la primera parte, por lo menos el trozo que hicimos de noche hasta Villacañas el primero tirando del grupo.

Al principio de la ruta ya vi las diferencias de grupos, mientras unos me iban diciendo que corriera más y que íbamos despacio y no íbamos a llegar, otros me iban diciendo que frenara y fuera más despacio y que nos estábamos separando mucho, intenté sacar una media entre los que querían pasar de los 25 km/h y los que no querían llegar a 20km/h y llegamos a Villacañas ya de día despacio para unos y deprisa para otros pero todos bien, juntos y esperándonos cuando las distancias aumentaban.

Yo pensaba parar en alguna cafetería para tomar un café e ir al servicio quien quisiera pero tenía que haber alguien en contra del consumo en bares y nos sacó del pueblo para parar a 50 metros de la última casa, el problema es que además de tomar o no tomar un café iban dos chicas en el grupo y no es tan fácil hacer un pis en el campo para una chica con un traje de ciclista, se tuvieron que ir para atrás para poder ir a un servicio.

Tras la breve parada para comer un plátano o una barrida continuamos la ruta, pasamos por El Romeral también sin parar y luego a La Guardia donde nos encontramos con los chicos más jóvenes y gente menos preparada pero con la misma o más ilusión por llegar.

Aquí pudimos beber un poco de agua mientras nos juntamos, cambié la batería a la cámara y seguimos dirección a una de las partes más duras de la ruta. Estábamos en La Guardia abajo, casi en la N-IV, subimos al centro del pueblo para hacer una rápida y "peligrosa" bajada por su repentina curva a la izquierda para llegar otra vez a la N-IV y empezar pronto la más larga y dura subida de la ruta. Al llegar arriba nos reagrupamos y encaramos la parte final de la ruta.

En La Guardia Roberto se tuvo que ir a Aranjuez para dejar allí aparcada la furgoneta para traer las bicicletas a Alcázar, no había otra solución y se iba a perder parte de la ruta, como otro se perdió el principio, su intención era salir desde Aranjuez dirección contraria hasta nuestro encuentro y volver otra vez junto con nosotros, pero todo salió mejor ya que al llegar y aparcar la furgoneta en Aranjuez el conductor del autobús le trajo a Dos Barrios para que se uniera a nosotros, así pudo hacer todo el recorrido con el grupo menos el trocito de La Guardia a Dos Barrios.

Bien por la idea, y bien por la intención de sacrificio por el grupo que se tenía al principio, aunque luego no fuera necesario.

Mientras, el resto subimos la cuesta y llegamos a Dos Barrios donde nos volvimos a agrupar porque la subida restó muchas fuerzas a mucha gente y sin perder nada de tiempo cuando salíamos dirección a Ocaña llamaron a un teléfono para decir que Roberto estaba llegando en el autobús y en 1 minuto se unía a nosotros.

Antes de llegar a Ocaña se pasa por un aeropuerto de aviones sin motor. Cruzamos por el final de una pista pero en esta ocasión no había ni aterrizando ni despegando ningún avión, la anterior vez al no tener motor y no hacer ruido e ir mirando a otro sitio nos pasó un avión a pocos metros de la cabeza y ni me enteré hasta que no lo tenía encima.

Cuando nos separamos vimos a varios paracaidistas que estaban cayendo desde el cielo con sus paracaídas desplegados planeando sobre la llanura.

Desde aquí a Ocaña hay solo unos muy pocos kilómetros.

Al llegar a Ocaña nos volvimos a separar un poco en dos grupos yo iba con el primero y detrás había otro igual de numero, dijimos de aprovechar y parar para tomar algo, ir al servicio, tomar el famoso café, o rellenar la botella de agua pero al estar separados primero queríamos juntarnos y el mejor sitio posiblemente fuera en la plaza de Ocaña por donde pasaba la ruta.

Íbamos separados y unos decían de parar en un sitio y otros en otro finalmente nos juntamos de forma casual en un momento de indecisión y confusión en un cruce de calles pasada la plaza, el grupo que venía de atrás no había parado por buscarnos a los que íbamos delante, y nosotros estábamos perdidos sin saber donde estarían los otros, pero una vez juntos no se el motivo parece que ya se habían olvidado parar, avanzamos unas cuantas calles y volvíamos a estar en un camino fuera de Ocaña, debió de aparecer, y no se quien sería, la persona anticonsumo y sin parar nos fuimos de Ocaña.

Nada más salir de Ocaña decidimos separarnos, por una parte los que querían hacer una bajada y posterior subida por una trialera giramos a la izquierda y por otra parte los que no lo querían hacer siguieron recto, para juntarnos luego todos un poco más adelante. Yo tenía dudas de que hacer, no quería perder tiempo, el objetivo de hoy para mi era llegar a un sitio a una hora no hacer bajadas, y mientras lo pensaba se fueron todos para un lado u otro, entonces me animó David y tiré por la trialera yendo los dos últimos. Cuando llegamos al punto en el que empieza la bajada había solo unos pocos ciclistas el resto llegaban detrás nuestra, se habían perdido y girado en otro sitio, pero es que otros se pasaron y tiraron más adelante y casi se pasan la trialera. Vi los recorridos en internet de los que llevaban GPS y han subido la ruta a wikiloc y he visto donde están los errores.

La subida después de la trialera es corta y no exagerada pero se hace más durilla de lo que parece. Al principio de la subida nos cruzamos con un grupo al que pregunté si iban a Aranjuez y al contestar afirmativamente les invité a acompañarnos y les dije que veníamos de Alcázar de San Juan, todo esto sin parar me preguntaron algo de Fran. Luego me aclararon que me habían preguntado que si iba con nosotros Fran Lorente de www.rutasporalcazar.com al que conocían de alguna otra quedada, una nocturna de 30km que se hizo en Alcázar. Les dije que no venía con nosotros aunque es uno de los promotores de esta REDMTB, no pudo venir en esta ocasión.

Unos días antes de hacer la ruta llovió y nevó por primera vez en todo el invierno y otoño y temimos por la ruta debido al estado de los caminos, además apuntaba un fuerte viento en contra que luego fue de costado, y algunas veces a favor pero aún eso la ruta la queríamos hacer muchos, luego la realidad nos enseñó que nos asustamos de más por los dos únicos charcos que encontramos. Creo que cuando te manchas una vez no te importa mancharte dos, pero si te has manchado dos o tres veces ya da igual caerte en cinco charcos o meter las piernas hasta las rodillas. Pues nos pasó lo contrario, íbamos tan bien que no queríamos mancharnos ni un poquito.

Cada charco sirvió para hacer el efecto goma o tirachinas, reagrupamiento de los últimos para esperar que los primeros pasaran por el charco y una vez que pasaba el primero tiraba y volvía a sacar distancia al último.

Casi llegando a Aranjuez Andrés pinchó la rueda trasera y gracias a esto y por esperarle nos reagrupamos todos y nos adelantó el grupo que habíamos pasado en la trialera de Ocaña.

Entramos juntos en los jardines de Aranjuez, fue la única incidencia mecánica que tuvimos y que costó solo 5 minutos en dar aire. Creo que para todos fue bonito, muchos nunca habían participado en una cicloturista y esto es lo más parecido a una, y para los que si hemos participado o hecho viajes similares también se siente distinto cuando es con tanta gente.


Llegamos a la rotonda de la antigua carretera de Andalucía y nos dirigimos a la zona del palacio que era el punto de encuentro donde se tenía que realizar la famosa foto de todos los participantes juntos. Aquí yo no me di cuenta pero unos días después viendo el vídeo editado por David me di cuenta que en ese mismo momento junto a todos, unos metros por detrás mía pasaron mi padre y mis cuñados mezclados con los alcazareños, pero es que además sin saberlo mi padre se había puesto una camiseta verde y parecía un Bike Friends más perfectamente camuflado.

Mi padre y cuñados como no tienen GPS ni conocen caminos ni sabían como llegar les indiqué en que punto y hora tenía que estar para juntarse con otro grupo que salían desde Sol y llegar junto a otros más de 100 ciclistas en una gran concentración, pero se durmieron y no coincidieron, esto les supuso tener que improvisar e ir uniendose a gente que se iban encontrando y preguntando, pero eran más preparados y los iban perdiendo, terminaron después de 50km en Rivas y esa era la distancia total, al final de la ruta hicieron unos 80 kilómetros dando vueltas por caminos y carreteras del Sur de Madrid. Se metieron una buena paliza.

Llegamos a una esplanada y David me llamó para que viera quien le acompañaba, que ilusión coincidir en Aranjuez con mi padre, viniendo él desde Madrid y yo desde Alcázar de San Juan.

Al otro lado estaba mi madre y mis hermanas que había venido para recoger a mi padre y mis dos cuñados y después de los saludos me fui para hacernos la foto de grupo.

Pedazo de foto la que nos hicimos, parece mentira que se sea capaz de reunir a tanta gente con un mismo objetivo para hacer algo tan complicado, definitivamente hay que agradecer a los que se han preocupado de organizarlo y de que todos disfrutemos del día que pasamos.

Luego nos fuimos todos juntos a la zona común de todos los grupos para hacernos la foto principal y general y para mi aquí sucedió lo que me defraudó del día.

La organización del equipo de REDMTB no fue todo lo buena que debería ser. Primero no había nadie para dirigir y que nos dijeran que hacer o donde colocarnos, segundo no tenían un sistema de megafonía para hablar y que todos les oyéramos, luego leí que se les estropeó pero la realidad es que leyeron un comunidado y pidieron un minuto de silencio en recuerdo al ciclista Felipe del Real Club de Aranjuez y no nos enteramos de que sucedía hasta que no quedaban 5 segundos para terminar el minuto. Mal.

Comprendo que organizar algo así es complicado pero si no hay una foto final conjunta, si no hay un algo en común no hace falta ir todos al mismo sitio, y también comprendo que no es lo mismo organizar para dos como salimos nosotros normalmente, que para 35 que no fuimos capaces de ponernos de acuerdo para tomarnos un simple café, pues organizar para 500 o 1.000 es más complicado aún, pero por eso requiere más esfuerzo y sacrificio por parte de alguien, igual que en nuestro grupo había gente dispuesta a sacrificarse, y compañeros que aportaron medios, tiempo o conocimientos, aquí creo, por lo menos a mi entender, que faltó previsión para una concentración que por el número de personas se les ha ido de las manos, al igual que el sitio.


Solo después de llegar a casa y viendo días después fotos en internet vi que habían hecho una pancarta y que habían leído un discurso. Mal por ellos y mal para el homenaje que se quiso dar al ciclista. Pero estoy seguro que para otras edicciones de esta misma quedada se aprenderá de lo que para mi son errores y se solucionarán cosas.

Otro momento especial es que estando allí me saludó Juan Angel, un amigo ciclista de La Puebla de Almoradiel que aunque no hemos salido nunca juntos es a la persona a la que vendí mi CUBE el año pasado después de lo que me pasó en la ciclo de Villacañas, ya la tenía apalabrada con él pero en la última salida antes de entregársela me la arañaron.

Me gustó coincidir y además ver la bicicleta que ha mejorado bastante, cambiando ruedas, frenos, discos, manillar, tija, dejándola en 11 kilos una bici que pasaba de los 12, casi 13, y si ya era bonita ahora es más bonita aún. Me alegro que la cuide bien y la disfrute. Nos hicimos unas fotos juntos pero no teníamos mucho tiempo, yo estaba liado con los compañeros de Alcázar, mi padre ejerciendo de padre, y todos nos queríamos ir a comer.

La organización del regreso, comida todos juntos y llegada a Alcázar salió muy bien como todo el viaje, así que solo queda volver a felicitar a todos los que ayudaron, con dorsales, con las furgonetas para el transporte de la bicicletas y a todos por la compañía.

2 comentarios:

Juan Sin Rumbo dijo...

Vaya dia bueno de MTB que nos pegamos todos los amantes a este deporte. Pedazo de ruta que os marcasteis, leyendote parece que la estas haciendo contigo, que bien lo cuentas, con todo lujo de detalles. Ya he visto que salis en muchas fotos de las que hicimos nosotros, una pena no conocernos en persona, pero con tanta gente era complicado.
Un saludo y sigue asi.

Francisco Belinchón Zaballos dijo...

Me alegro que te guste, de todas formas aclaro que es un blog personal que no representa a ningún grupo, como mucho a mi amigo que a lo mejor se anima y empieza a escribir sus salidas individuales. La página "oficial" de Bike Friends es otra.

Yo voy a apuntar una idea para los organizadores que a lo mejor alguno lee esto:

Visto la cantidad grande de gente que se apunta y la buena ocasión que representa para saludar, conocerse, etc... se podría desde hacer una camiseta con un texto representando el evento hasta reservar un restaurante para comer todos juntos, dando la opción de ir por libre como este año y los anteriores, o dar la opción de pagar una cantidad 10-15 euros y reservar un salón para... 200 o 300 personas (confirmadas) y así poder hacer una fiesta un poco más grande. Lo que hicimos nosotros pero con varios grupos juntos con mesas largas grandes y poder comentar cosas de nuestro deporte.