domingo, 24 de febrero de 2013

Nieve en la Sierra del Segura. La Almenara. -parte 1-

Hace mucho tiempo cuando ya planificaba dejar la bici y empezar a andar me descargué una ruta de senderismo que ponía sencilla y que subía a La Almenara, donde ya había estado antes con la bicicleta y era un buen sitio para llevar a la familia.

La Almenara es uno de los picos más altos de la Sierra de Segura, entre Alcaraz y Riópar, y está dentro de un bonito paisaje de montaña.

El día que fui en bicicleta en el último tramo había algo de nieve en la cuneta del camino y desde lo más alto vi a un par de personas que iban también en bicicleta pero por un sendero al otro lado de la montaña y torcían a otra dirección al llegar a un cruce. Entonces pensé que se habían equivocado, ahora se que realmente no estuve en el pico de la Almenara, estuve en un pico alto con unas antenas de TV pero ese no es el pico más alto.

La Almenara era un pico paralelo al que estuve y a donde hoy por otras circunstancias tampoco hemos llegado.

Después del deporte de natación del día anterior, todo el día en Toledo, hoy se despertaron cansados y nos costó arrancar para ir a Alcaraz que está más lejos de lo que me pienso siempre, y aunque llegamos casi una hora tarde Kyek nos estaba esperando para empezar la ruta juntos.

El puerto estaba limpio de nieve pero se veían trazos blancos y nada más empezar el camino se cubrió de nieve y un par de todoterrenos buenos se tuvieron que dar la vuelta.

Entretenidos hablando y andando fuimos sin mirar el GPS siguiendo el camino que apuntaba al pico más alto, todo recto sin complicación. Lo único era regañar a los niños un poco para que dejaran de jugar con la nieve y avanzaran sin pisar mucho la nieve, cosa que pronto fue imposible, incluso era más fácil ir por la nieve blanda de la cuneta del camino que por las placas de hielo que se habían formado en el centro.

El paisaje era espectacular, según mirábamos al Sur, interior de la Sierra del Segura, todo el monte era blanco, y hacía el Norte, lado de Alcaraz o Vianos el monte era verde. Parábamos a hacer alguna foto a los paisajes y mirábamos las huellas que dejaban los animales en el camino.

Como no somos entendidos dudábamos entre jabalís o ciervos que estos son parecidos, pero luego había otras de cuatro garras con unas que iban justo encima de las que creíamos que eran los ciervos. Pensé que era un perro grande persiguiendo a un ciervo pero luego viendo que el recorrido era igual durante más de 8 kilómetros y encima del mismo camino desechamos la idea.

Cuando llevábamos 4 kilómetros Kyek preguntó que si íbamos bien en ruta, saqué el GPS por primera vez y efectivamente íbamos mal. Ibamos unos 100 o 150 metros paralelos al track, pero nosotros íbamos por un camino cómodos sin darnos cuenta de todo lo andado mientras el track iba por encima de la cuerda que llevaba a La Almenara.

Intenté subir por una pared con bastante pendiente, a Kyek se le cayó la cámara de fotos a media altura y bajó rodando hasta el suelo, la pendiente era importante, y Paula se empezó a agobiar, tanto para subir como para luego bajar, ya que el último tramo era de escalada de cuerda y arnés. Peligroso para nosotros y más para los niños y después de recapacitar nos tuvimos que dar la vuelta.

Un kilómetro más adelante había un paso más sencillo pero después de la primera escalada fallida ya no estaban los ánimos para volver a escalar y tuvimos que retroceder hasta quedar a un solo kilómetro del coche, andamos cuatro, retrocedimos tres y estábamos al principio después de casi tres horas andando para nada.

Aunque nos tomamos un aperitivo para Paula fue la puntilla, volver a empezar después de llevar 7 kilómetros andando. Cambiamos el plan de la ruta para limitarnos a ir a La Almenara llegar al Geocache escondido en el pico y volver al coche lo más rápido y recto posible pero al poco Paula se retiró y Belén la tuvo que acompañar al coche, quedándonos Kyek, Marcos y yo con el objetivo de llegar a la cumbre.

Aquí la ruta era más complicada, iba justo por la cuerda, entre piedras grande pero cubiertas por la nieve pero más o menos íbamos siguiendo el recorrido mirando el track. Intentábamos no parar e ir lo más rápido posible para no hacer esperar mucho a las chicas pero ya llevábamos un buen tramo y Marcos se empezó a cansar. Además hacía bastante frío, algo de aire y mucha nieve.

De vez en cuando teníamos que parar para jugar un poco y así Marcos recargaba las pilas, se tiraba unos metros por un tobogán de nieve, cogía un trozo de hielo que decía que chupándolo le daba energías para continuar, o me tiraba una bola de nieve intentando apuntar a la cámara de fotos. Entre estas paradas y andar rápido íbamos avanzando y aproximándonos a La Almenara y en un hora y poco estábamos más adelantados de donde nos habíamos dado la vuelta antes pero ahora por la parte de arriba.

Llegamos a un punto en donde había que rodear una montaña, nosotros pensamos que por un lado pero una vez metidos en la cara Norte del pico anterior a La Almenara vimos que la subida era por el otro lado. Marcos estaba cansado y decía que no iba a poder subir arriba.

El plan lo volvimos a modificar. Nos acercábamos hasta el ascenso final a La Almenara los tres juntos, le dábamos una moneda a Kyek para que la dejara en el cache y firmara por nosotros y le esperábamos descansando, así el hacía los últimos 150 metros solo y luego nos dejábamos caer por la ladera los tres juntos para volver rápido al coche, además por el camino de regreso Marcos recuperaría un trozo de hielo grande que había arrancado de una pared y que decían que era un "HeladoCalipoTomellosero" por lo grande que era.

Estando en la falda de esta última montaña la nieve tenía por lo menos dos cuartas, no se veía ni las piedras ni la vegetación y nos estaba costando escalar, en momento estábamos yo sujetado con una mano a una piedra, con la otra mano sujetaba a Marcos para que no se cayera para abajo por un precipicio blando por la nieve pero sin saber donde frenaría y Kyek había cruzado por otro sitio más sencillo y cuando conseguimos pasar vemos que Kyek se resbala y se escurre unos metros.

La situación empezaba a ser complicada. Marcos cansado, Kyek viendo el peligro y yo reconociendo la nueva derrota, así que dijimos de bajar escurriéndonos y llegar como pudiéramos al camino que se veía abajo.

Esta fue la parte divertida de la ruta. Encendí la cámara de vídeo y por tramos nos íbamos cayendo. La pendiente era tan grande que en una de ellas me caí para abajo dejando arriba el palo y los guantes, subir a por ellos me costó tener que ir dando patadas a la nieve para clavar las botas e ir haciendo una especie de escalera en la nieve por la que subir y una vez arriba con el palo me volví a escurrir dejando allí los guantes.

Seguimos bajando y disfrutando como niños, riendo y bajando, Marcos que estaba enfadado al principio porqué no le dejaba tirarse por la nieve se hizo los 150 metros lineales y 150 metros de desnivel más feliz que una perdiz. Pero los adultos estábamos tan contentos como él.

Abajo nos comimos un bocadillo rápido y vuelta al coche donde nos esperaban Belén y Paula desde hacía un rato. Estábamos a unos 7 o 8 kilómetros y nos iba a costar casi dos horas llegar. En el coche Paula y Belén estaban sin comida, con frío y con un problema en el coche que nos costó arrancar pero terminamos con la alegría de haber pasado un buen día de nieve sin esperarlo.

No seguimos una ruta que estaba subida y calificada como fácil cuando creo que ni de broma era fácil, por lo menos moderada, ya que no llevaba ningún camino, todo campo a través, por piedras, saltando y encima complicado por la nieve, había que estar pendiente del GPS constantemente para no equivocarse y eran más de 17 kilómetros y unos 700 metros positivos.

Aun todo esto creo que es una de las mejores rutas que hemos hecho por la novedad de la nieve, el disfrute que nos pasamos, los paisajes, sin llegar al cache pero divirtiéndonos como niños, por las fotos, por el sitio, por la última bajada, por el vídeo que grabamos, por todo fue una ruta genial que tenemos que repetir pronto y con nieve para llegar al cache y "Conquistar La Almenara".

A Marcos le ha gustado tanto el Trailer de la película que dice que si se atreve le va a pedir a su profesora que lo ponga en la pizarra digital del colegio para que lo vean sus amigos, menos mal que no se ha dado cuenta que lo he editado con una falta de ortografía y he escrito Indina en vez de Indiana.

Sierra del Segura. La Almenara.
Al fondo La Almenara, a la izquierda el sitio por el que teníamos que subir, a la derecha el sitio por el que nos escurrimos, sentado Marcos Indiana Belinchón Jones.




3 comentarios:

fiestaentuboca dijo...

Esto es un pinchito comparado con la ruta de hoy jajajajaa

Francisco Belinchón Zaballos dijo...

Estoy de acuerdo!!!!!Menudo rutón con nieve. Muy bonito y muy dificultoso. Jejejeje

Francisco Belinchón Zaballos dijo...

El comentario de antes era de Belén!!!!!