sábado, 10 de diciembre de 2011

Mantenimiento en casa. Cadena, pastillas y casete nuevos.

Poco a poco voy aprendiendo a hacer pequeñas reparaciones o mejor dicho mantenimiento, a reparar todavía no llegamos.

Además de que sale algo más económico está la satisfacción por el trabajo propio.

Esta tarde he utilizado por primera vez el tronchacadenas para cambiar la cadena a la Cube de Belén, ha sido muy fácil y ya tiene la cadena nueva, hasta que ella haga los próximos 2.000 kilómetros puede pasar más de un año por lo que poner una buena cadena no es dinero y más si la mano de obra es gratis. Para utilizar el troncha y quitar el eslabón y poner el nuevo hay que hacer tanta fuerza como para utilizar unos alicates para girar el troncha, ya averiguaré si es por culpa de un mal tronchacadenas y por no utilizarlo bien.

Luego cambié a mi Canyon las pastillas de freno trasero, esto fué más sencillo aún, tuve que separar un poco los pistones que ya estaban más juntos por el desgaste y entró todo a la primera.

Lo tercero que iba a hacer es cambiar el casete a mi bici, después de cambiar la cadena al límite parece que se llegó a estabilizar pero cada vez me está saltando más y teniendolo comprado y en casa he preferido cambiarlo por si fastiadaba la cadena nueva o los platos. El problema es que teniendo tanto la tuerca de aflojar el casete como una herramienta casera con el trozo de cadena no he podido aflojarlo, mañana lo intentaré con ayuda de algún manitas.

Voy a cambiar el casete por otro que no se hasta que punto me va a ser útil, manteniendo el número de piñones he reducido el número de dientes pasando de un 11-36 a un 11-32 y según me han dicho esto se nota mucho.

Hasta ahora tenía la relación de 10 piñones con los siguientes dientes 11, 13, 15, 17, 19, 21, 24, 28, 32 y 36, ahora voy a llevar 10 piñones con la siguiente relación de dientes: 11, 12, 14, 16, 18, 20, 22, 25, 28, 32, mejorando el Deore actual por un XT, quizá debería de haber comprado el modelo XT pero relación 11-36 que ahora cuando necesite meter el molinillo va a ser más duro y me acordaré de los 4 dientes perdidos en el último piñón.

2 comentarios:

alex dijo...

Vaya tela, a este paso te veo junto al de Bricomanía. Por mi parte, esta mañana tambien he realizado algo inusitado para mi persona, he quitado las pastillas de freno traseras para lijarlas pues estaban llenas de suciedad.
Un saludo.

Francisco Belinchón Zaballos dijo...

Hay cosas sencillas, algunas no merece la pena por tener que comprar herramientas pero cuando el tendero de siempre te empieza a cobrar 3 euros por un pinchazo por 3 minutos en ponerte una cámara que le compras a el, terminas en los grandes almacenes y aprendiendo tu mismo.