sábado, 10 de septiembre de 2011

MTB de Alcázar de San Juan (Estación del Tren) a Madrid (Atocha).

El sábado por fin llegó y empezó el reto de hacer la ruta más grande en distancia hasta ahora intentada por ninguno de los tres.

La idea surgió hace un par de meses, quizá a principios del verano, como una locura, hacer algo que para nosotros estuviera fuera de los límites posibles, hacer algo grande, muy grande, el típico comentario entre amigos de "¿te imaginas que nos vamos a Madrid en bici en un solo día?" sonaba como algo imposible, lejano, necesitaríamos muchísimo entrenamiento, y nuestro record entonces estaría en 80 km. y llegando destrozados a casa, pero la idea quedó marcada en nuestra memoria como un objetivo que alguna vez en nuestra vida teníamos que hacer. Al poco de esto vimos en otra página que un chico de Alcázar lo había hecho, ya no tenía que andar uniendo trozos de rutas, o dibujar una ruta por caminos desconocidos que podrían existir o no. Ya teníamos una ruta real y realizada recientemente.

Nos volvió a despertar el gusanillo y guardé el track de la ruta como un recorrido para antes de lo pensado, y enseguida nos pusimos a poner fecha a la locura. Llegaba el verano y estaríamos de vacaciones y sin tiempo para entrenar, incluso sin tiempo para coincidir y poder hacer la ruta. Lo más pronto posible antes de que llegarán las lluvias, barros y los días más cortos era el fin de semana después de la Feria de Alcázar.

Quisimos debido a que era una ruta de todo un día y terminando a mucha distancia implicar a las mujeres y para esto organizamos una salida también en bici con ellas el domingo, al día siguiente, sería una ruta más corta pero igual de entretenida para todos y para rematar llevar a los niños y así montar también con los pequeños.

Luego coincidió que al ser la semana previa a otra maratón de bicicleta Titan de la Mancha, una ultramaratón de 254 kilómetros un participante y amigo nos pidió acompañarnos a David y a mi a Madrid ya que le serviría de entrenamiento y por la amistad entraba en los planos de bicis con mujeres al día siguiente y con niños (amigos del cole) también el domingo. Todo empezaba perfecto y cada vez estaba más organizado.

Las mujeres tenían dos semanas para entrenar y todos teníamos una ilusión.

La semana comenzó con nervios y ganas de entrenar y con pensamientos sobre si seríamos capaces de conseguirlo, contaba con que Miguel Ángel no iba a tener excesivos problemas ya que este mismo año había terminado la prueba de los 10.000 del Soplao y participaría a la siguiente semana en la prueba de Titan de la Mancha, pero David tiene altibajos en las salidas dependiendo del día y precisamente a dos días de la salida tuvo una caída grave que le dejó los codos y rodillas con importantes arañazos y lo peor con un fuerte golpe en el pecho, pero es que yo generalmente voy más apurado y justito, especialmente en las subidas que lo paso mal, aunque esta ruta se puede considerar de llanear por no tener fuertes o largas subidas no dejaban de ser 800 metros positivos lo que suponía igualar mi record pero además con más de 160 kilómetros de distancia.

En definitiva, tanto David como yo teníamos dudas de conseguirlo, él por su accidente yo simplemente por que me parecía una pasada lo que íbamos a hacer.

Para darle un poco de importancia a la ruta le quisimos dar un nombre o motivo o significado para tener otro objetivo más y así se nos ocurrió unir la Estación de Renfe de Alcázar de San Juan con la Estación de Renfe de Madrid (Atocha). Alcázar de San Juan ha tenido una relación especial con el ferrocarril y como se puede buscar en documentos fue un nudo ferroviario para todos los trenes que iban al sur de Madrid.

Quedamos en salir a las 7:30h. de Alcázar y para ello y poder hacer las fotos previas había que quedar unos minutos antes, además de despertarnos, desayunar fuerte, preparar bicis, vestirnos, etc. fuimos puntuales y aunque en el momento de las fotos era de noche en los 3 minutos que tardamos de salir de Alcázar por el polígono dirección a Quero ya había luz natural.

Nos habíamos propuesto mantener un ritmo suave, o por lo menos no pasarnos y quemarnos al principio para poder aguantar, y decidimos que entre 20 y 22 km por hora por caminos era una velocidad adecuada para llegar a una buena hora a Madrid.

La realidad es que pocas veces íbamos a esta velocidad, lo normal es que rondara los 25 y en momentos de llanear fuéramos más cerca de los 30 km/hora que de los 25. Para mi ir a esa velocidad por caminos empezaba a ser de record pero además contando con que no iba a ser una ruta de 3 o 4 horas, si no de casi 10 horas me preocupaba terminar desfondado y arrastrando la bici a menos de la mitad del camino.

David de vez en cuando se quejaba principalmente de su pecho, realmente no se quejaba, solo lo comentaba cuando se lo preguntábamos pero llevaba el dolor encima, por que no es lo mismo pedalear por carreteras que por caminos y el rebote de la bici le iba golpeando el pecho. Aun eso llegamos mucho mejor de lo que yo pensaba a Villacañas donde hicimos nuestro primer descanso para tomarnos un café. Era las 9:10 y ya estábamos a 35 km descansando justo 10 minutos.

No sabíamos donde sería nuestro siguiente descanso y salimos sin parar, excepto a la entrada de El Romeral para hacer una foto, hasta La Guardia donde aprovechamos una llamada telefónica para hacer otra foto y continuamos una subidita de 100 metros en 8 kilómetros para llegar a Dos Barrios a las 11:20 y descansar un poquito más, 15 minutos con una coca-cola para reponer algo de fuerzas. Ya llevábamos 73 kilómetros y algo menos de 4 horas, de seguir así íbamos no solo a conseguirlo si no además hacer record.

Continuamos desde Dos Barrios dirección a Ocaña, el que era el punto medio de la ruta, o punto de no retorno, después de Ocaña ya nos costaría menos seguir hasta Madrid aunque fuera arrastrando la bici que darnos la vuelta. Antes de llegar a Ocaña tuvimos que atravesar una pista de aviones de vuelo sin motor que hay en la zona, con la curiosidad de que para evitar pasar por encima de la pista rodeamos 20 o 30 metros un carreterín, lo que era una pista, y mientras miraba a la izquierda como una pequeña avioneta maniobraba en la pista para quitarse de en medio David y Miguel Ángel comentaban sobre un avión pero a escasos 10 metros de quitarme de allí pasó por mi derecha un avión de los de sin motor aterrizando que si realmente me hubiera parado creo que lo podría a ver tocado con la mano.

Al llegar a Ocaña comprobamos que eran las fiestas del pueblo y en mitad de la plaza había un escenario, lugar al que aprovechamos para subirnos y perder otros 5 minutos en hacernos unas fotos y volver dirección a Aranjuez, lugar en el que teníamos previsto parar para comer.

Cuando estábamos llegando a Aranjuez eran las 13:30 y teníamos que desviarnos un poco de la ruta para entrar por el centro de Aranjuez y comer allí algo, pero además David en este punto iba gravemente perjudicado con su pecho, en este momento él tenía dudas de conseguir llegar al final, y cuando llegamos al sitio para comer y le vi la cara también tuve el pensamiento de que nos íbamos a ver obligados a abortar la misión.

Desde que nos separamos de la ruta, llegamos al restaurante, comimos, nos hicimos las fotos y llegamos al mismo punto pasó una hora y media, de 13:30 a 15:00h. pero mereció la pena esta parada, David se había recuperado, nos habíamos hidratado, alimentado y descansado lo suficiente como para olvidar el pensamiento de abandonar.

Quizá en otra situación la parada debía de a ver sido más corta, la mitad, unos 45 minutos pero en esta ocasión solo se podía hacer esto.

Llevábamos 110 kilómetros y 8 horas y media desde que salimos, pero algo más de dos horas eran parados, bien para comer, hacer fotos, descansar o lo que fuera.

Seguimos apretando y sumando kilómetros. Hasta este día mi record en cantidad eran 100 kilómetros y todo lo que pasara de ahí ya era una nueva aventura. El calor empezó a apretar y teníamos que beber mucha más agua de la que llevábamos hasta ahora. Pasamos de refilón y sin parar por Titulcia y casi por Ciempozuelos, todos pueblos del sur de Madrid, hasta hacer una parada en San Martín de la Vega para reponer líquido, llegamos a una fuente y sin pensarlo me metí casi dos litros de agua de un trago, íbamos secos.

Eran las 16:15h. 138 kilómetros de ruta y una parada de 5 minutos imprescindible para beber líquido y rellenar bidones.

En este punto empecé a pesar que llegábamos, en Aranjuez pensé en que ya estábamos en la Comunidad de Madrid pero todavía quedaban bastantes kilómetros y puede pasar cualquier cosa, además veníamos de un mal momento físico por el golpe en el pecho de David, pero ya en San Martín de la Vega.... no podía pasar nada.

De San Martín de la Vega sale un carril bici que llega hasta Madrid, un largo carril bici que va por la antigua carretera de La Marañosa y que hubiera sido super cómodo si no fuera por que era una subida de otros 100 metros en solo 8 kilómetros, es decir, una pendiente suave pero continua que ya nos empezaba a pesar en nuestras castigadas piernas, bueno piernas, culo, brazos y cabeza.

Después de esto ya estábamos en Madrid, solo nos quedaba llegar a Atocha, el último paseo triunfal, quedaban todavía unos 15 kilómetros pero eran ya por ciudad, cruzando primero la M50 luego la M45 y finalmente llegar a la M30 por la larga del Manzanares y así llegar hasta Santa María de la Cabeza, la calle estaba cortada al tráfico pero nosotros pasamos con las bicicletas y justo al final de la calle (principio) a lo alto ya se veía Atocha, se distinguía la plaza por la que había pasado miles de veces, recordé que en esta calle con 16 años iba a una discoteca hoy desaparecida de la que no recuerdo el nombre. Tenía una felicidad por dentro increíble, miraba a la gente esperando a que me reconocieran no como a un ciclista de Madrid si no como a uno de los tres que habían salido esta mañana de Alcázar, un pueblo de Ciudad Real, una provincia que ni si quiera limita con Madrid, pasamos por la puerta del museo del Ferrocarril y no paramos para no perder más tiempo pero fue otro sitio relacionado con nuestra ruta, con nuestra ruta del tren.

A las 17:51 minutos paramos en la fachada de la estación de tren de Atocha y habíamos hecho 165 kilómetros en 10 horas y veinte minutos, con 2 horas y cincuenta minutos parados, 7 horas y media, impresionante, si en ese momento me hubieran preguntado por el nombre de algún héroe mundial eran nuestros nombres. Estuvimos 10 minutos haciéndonos unas fotos y felicitándonos, llamando a casa y a las mujeres de que estábamos en Atocha y todo había ido bien y continuamos hasta Vallecas para dejar las bicis, prepararnos irnos a cenar, y descansar para la siguiente aventura del día siguiente, el Anillo Verde de Madrid con las chicas. ¿serán ellas capaces de conseguirlo?

Además de estos datos la ruta se compone de sumando los desplazamientos de casa a la estación de Alcázar y de Atocha a Vallecas de 175 kilómetros en una jornada de 11 horas y cuarto, 3 horas parados, una velocidad media en movimiento de 21 kilómetros hora, personalmente una cadencia de pedaleo media de 70 y una frecuencia cardiaca media de 141 de pulso con un máximo de 182, la velocidad máxima fue de 48 kilómetros por hora y un ascenso acumulado de 795 metros.

Para otros ciclistas esta puede ser una salida relativamente normal o sencilla pero para mi y hasta ahora es en cuanto a bicicleta de montaña se refiere lo máximo y lo inimaginable hace solo unos meses.

2 comentarios:

Fran Lorente dijo...

Os gustaron las breves trialreritas entre Ocaña y Aranjuez? Saludos!

Paco dijo...

Si, estaban bien, al ser la primera vez las hicimos despacio y con mucha prudencia, pero estuvieron divertidas.

Posteriormente analizando el track nos hemos dado cuenta que esa trialera era perfectamente evitable, y la subida posterior también, si otro día intentamos ir y venir en bicicleta en el mismo fin de semana posiblemente recortemos por aquí para ganar eso en tiempo y cansancio, pero la ruta salió mejor de lo pensado y todos con ganas de repetirla.

Tenemos pensadas unas rutas "Quijotescas" o "manchegas" que viendo la Titan quizá te puedan gustar, ya publicaré en el blog y si ves que te interesa nos ponemos en contacto.